¡Pinta la vida!

Nuestra última campaña es para ASEFAPI (Asociación Española de Fabricantes de Pinturas y Tintas de Imprimir), y tiene que ver con pintar y ser más feliz.

ASEFAPI - Pinta la vidaASEFAPI es la Asociación Española de Fabricantes de Pinturas y Tintas de Imprimir. Una entidad privada, independiente, sin ánimo de lucro, reconocida nacional e internacionalmente, que tiene como misión fundamental representar y proteger los intereses comunes de los asociados. Más de 100 empresas de pintura forman parte de esta asociación y todas ellas buscan mantenerse informadas mutuamente.

Pues bien, ASEFAPI nos encargó una campaña de comunicación que pusiese en valor el acto de pintar. Sí, pintar: una pared, un techo, un mueble, el salón de tu casa. Pintar. Os explicamos un un poco más.

ASEFAPI llegó a nosotros con un estudio, elaborado por Kantar Millward Brown, en el que decían (muy contundentemente) que a la mayoría de los españoles les resulta un incordio pintar. Un fastidio, una molestia… Vamos, un coñazo. Lo que nos propusimos con esta campaña fue demostrar que las cosas no son tan así.

CREANDO LA MARCA
Empezamos pensando en un nombre y un logotipo que diese visibilidad a la campaña. Para nosotros fue indudable, desde el principio, que necesitábamos crear una marca específica para la campaña. Queríamos darle potencia y personificar el mensaje. Así que el propósito estaba claro: vamos a empezar un movimiento social, con un nombre y un concepto únicos, que se aleje de todo lo negativo que puede preconcebir el público respecto a la pintura. Queríamos algo fresco, colorido y cargado de positivismo. Una imagen y un mensaje unidos en una misma entidad, que de un solo vistazo relacionase la pintura con la felicidad. Así nació Pinta La Vida.

ASEFAPI Pinta la vida

EL EXPERIMENTO
Con la ayuda de un grupo de científicos de la Universidad de Santiago de Compostela y de Tastelab, un laboratorio especializado en análisis sensorial, nos pusimos manos a la obra y preparamos la mejor parte de la campaña. El objetivo: realizar un experimento que demuestre que pintar no es un incordio sino todo lo contrario.

Un sensor de ondas cerebrales, siete participantes, muchos litros de pintura y muchas horas de grabación lograron nuestro objetivo. El resultado es, probablemente, una de las campañas más geniales que hemos hecho. 

Os dejamos con las piezas principales y esperamos que os guste tanto como a nosotros. Y recuerda: pintar nos hace más felices… ¡Pinta la vida!

Trailer:

Spot:

Documental completo: