Caso de estudio: Pinta la vida

El reto

ASEFAPI, la Asociación Española de Fabricantes de Pinturas y Tintas de Imprimir, es una entidad reconocida nacional e internacionalmente que tiene como misión fundamental representar y proteger los intereses comunes de los asociados y necesitaba una campaña que pusiera en valor el acto de pintar, pues según un amplio estudio que les había realizado Kantar Millward Brown, para la mayoría era un incordio. Pero una vez que lo hacían, disfrutaban. Ese fue nuestro punto de partida y el sitio donde pusimos el foco. Ya teníamos el reto: demostrarlo.

La solución

Primero, crear una marca específica para la campaña con un trabajo de naming y logo nuevos. Así nació Pinta la vida. Después, mostrar que las cosas no son lo que parecen y pensamos que había que ir más allá: decidimos mostrarlo empíricamente y tiramos de ciencia, pero también de emoción. Nos propusimos tocar el corazoncito de la gente con un movimiento social fresco, positivo y lleno de color, que demostrase que pintar mola, es más, ¡te hace feliz!

Los resultados

Para desarrollarlo nos aliamos con Tastelab un laboratorio de análisis sensorial formado por profesores de la Universidad de Santiago de Compostela. Junto con este spin-off de la prestigiosa universidad ideamos un experimento singular: un sensor de ondas cerebrales, siete participantes y litros y litros de pintura que dieron como resultado una de las campañas más geniales que hemos hecho. De todo ello salieron un spot y un documental donde demostramos que pintando somos felices. Y los sensores de ondas cerebrales nos lo certificaron.

 


Los premios

El pasado 25 de junio la campaña Pinta la vida de ASEFAPI se hizo con dos premios, la mejor ejecución en identidad corporativa y la mejor estrategia en proyecto o acción social en el Publifestival, el Festival Internacional de la Publicidad Social.

Premios publifestival anónimo adverising